Por qué un diario?

Hace unos meses que surgió en mi cabeza un proyecto. Lo llamé “Diario de un padre fotógrafo” ¿qué es esto? Es bien sencillo, un perfil donde voy contando historias cotidianas del continuo trajinar con  mi dos hijos.

Ya soy fotógrafo, pero luego vinieron los hijos. No hay tiempo para proyectos, viajes, escapadas, exposiciones, etc. Mi tiempo fuera de los encargos de los clientes lo paso con ellos. Aprendiendo de ellos, aprendiendo de mis reacciones y viviendo mi infancia a cada paso que mis hijos dan. Estoy aprendiendo a ser padre

Pero ¿cómo alguien dedicado por entero a la fotografía profesional, a la fotografía social, a los viajes,  a la formación, a la generación de stocks puede sobrevivir a dos hijos pequeños? En mi caso, el deseo y la pasión por hacer fotos, por comunicar y emocionar a través de imágenes ha sido fuerte y una manera de verter toda la creatividad, todo este torrente de pasión que me fluye por la venas ha sido fotografiar a mis hijos conforme voy aprendiendo a comprenderlos.

Aunque sea con el móvil la mayor parte de las veces, aunque sea con escasa iluminación, aunque sea con composiciones de urgente factura, aún con todos los peros que se me ocurren en este momento, aun así, vale la pena fotografiar cada paso que dan, sea por la belleza del momento, por el descubrimiento, por la primera vez que hacen algo, porque están muy guapos, porque están muy graciosos, porque están muy feos, porque no están…por retener ése mágico instante.

Necesito desarrollar el torrente de ideas que bulle en mis adentros, aunque sólo sea para mitigar mis ansias creadoras, comunicadoras, aunque sólo sea como tratamiento terapéutico contra el ímpetu de las aguas.

Cada día voy subiendo alguna foto que representa y materializa esta idea, mi particular terapia contra las avalanchas y pequeños descubrimientos del día a día, mi receta contra el olvido. El prozac que yo tomo está fabricado con las sonrisas de mis hijos, con sus canciones, sus dibujos, sus balbuceos..

En éste enlace podréis descubrir la foto mía de cada día que es el pan de mi mente y el bálsamo de mi corazón. Espero que las disfrutéis tanto como yo.

febrero 5, 2017