bebés nenes

Ensayo sobre azul

Ensayo sobre azul. Juan Aunión Fotografía infantil

Ensayo sobre azul: aprender a contemplar a los hijos

En un día de luz esplendorosa que no puedes disfrutar porque estás con las cajas de la mudanza, cinta adhesiva en la alpargatas de paño y una prometedora lumbalgia, llegó el azul.

El azul que una vez brilló en aquella habitación y que poco a poco fue apagando su fulgor gracias al inevitable concurso de muebles y complementos infantiles, volvió a brillar.

Una vez retirado cambiador, cama, cajonera, colgadores, perchas de pañales, y un largo etc. que todos los padres conocen y por ello no me extenderé, reapareció el azul.

La labores de la mudanza se detuvieron aquella tarde de sol antigüo para dar paso a la contemplación.

Tomad notas, padres. Para preparar el plato de la contemplación dichosa (contemplar y darte cuenta de que eres padre y que a veces es maravilloso) nada más que se necesita de dos ingredientes, uno muy común en las casas y otro muy difícil de conseguir aquí y en Amazon o en Pekín.

El primero, una banqueta o asiento al uso, el segundo 5 minutos para dejar de pensar en las tareas del día a día y mirar desde ése raro estado, a tus hijos.

En otras palabras, contemplar el espectáculo de sus arbitrariedades, payasadas, torpezas, sonrisas, cariños y ocurrencias. Contemplar por un momento lo que los años,   más pronto que tarde, nos arrebatarán. Ésa magia que dura un suspiro y que para conjurarla en el futuro no tendremos más remedio que acudir a una foto.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *